Diez Cosas Que Hice Para Empezar a Amar Mi Cuerpo

Hoy en día, mi vida es muy diferente. Me miro en el espejo y me digo cosas compasivas y amables a mí misma. Disfruto de la comida y ya no le tengo miedo a las calorías, ni las cuento obsesivamente. Tengo ganas de ir de compras otra vez, porque me gusta la forma en que mi ropa encaja. Ya no evito espejos ni contacto visual. ¿El cambio radical? Auto-aceptación y amor propio.
Hace varios meses, hice que mi misión de tiempo completo fuera mirar las áreas de mi vida que no iban bien. Mi enfoque era mi cuerpo y aprender a aceptarlo.
El amor propio es sobre la aceptación y el verse a sí mismo como el regalo que eres. Hoy, estoy enamorada de mí misma porque respeto mi cuerpo. Veo mi cuerpo como una herramienta y un compañero de equipo. Mi cuerpo me ayuda a vivir todo mi potencial. Lo escucho y honro lo que necesita.
Si estás luchando para amarte a ti misma o a tu cuerpo, puedes dejar ir ciertas cosas para alcanzar el amor que deseas. Aquí hay 10 cosas para dejar de hacer hoy si quieres realmente aceptar y amar a tu cuerpo (y, bueno, a ti mismo).
1. En vez de culpar tu cuerpo por las cosas malas en tu vida, agradécele todos los días. Dile: “Gracias, cuerpo, por estar conmigo en este viaje.”
2. En vez de dejarte afectar por una mirada o comentario de otra persona te haga sentir mal, dile: “Yo, te perdono, te envío amor”.
3. En vez de pensar que estás en el cuerpo equivocado, piensa que estás en el mejor cuerpo para tí. Deja que tu cuerpo sea tu maestro y te guíe hacia más amor.
4. En vez de dejar que el número en la pesa o el tamaño de tu ropa te defina, Piensa que eres más que cualquier número. Lo que más importa es cómo te sientes, no cómo te ves.
5. En vez de juzgarte por lo que no puedes hacer, celebra lo que puedes hacer. No seas tan dura contigo misma. La limitación está en tu mente. Comienza diciendo “puedo” y observa cómo se transforma tu vida.
6. En vez de ser mala contigo misma cuando te miras al espejo, piensa que eres más bella de lo que realmente puedes ver.
7. En vez de unirte a tus amigas cuando se comparan y critican sus propios cuerpos, celebra su belleza natural y el éxito de cada una.
8. En vez de pensar que como luces es más importante a como te sientes, concéntrate en sentirte bien y todo vuelve a equilibrarse naturalmente.
9. En vez de esperar para alcanzar tu objetivo para poder disfrutar de tu cuerpo, escoge el amor. Empieza a amarte ahora.
10. En vez de pensar que no importas por el tamaño de tu cuerpo, disfruta el milagro que eres.
La vida puede ser demasiado dura si estás en guerra contigo misma. Cuando sanamos internamente, el exterior también lo hará.
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *